MENU CLOSE
Usurpación

RESEÑA DE UNA USURPACIÓN

Por Pancho Rojas

Antes de la usurpación* golpista del 73, el cobre era chileno, el agua y todo otro recurso natural nos pertenecían, las carreteras eran nuestras, la educación gratuita, la electricidad era un servicio y la administraba el estado, el transporte colectivo era mixto, el estado tenía la empresa de transportes colectivos del estado (ETC) cada mañana llevaban a los niños gratis hasta los colegios. La educación Universitaria era gratuita y habían cupos reservados para los hijos de las familias más pobres con cero arancel en matrículas. Se ingresaba a estudiar por vocación, no por aspiracionismo económico individual. Nunca antes se imprimieron tantos libros y a tan bajo precio. Podías encontrar los clásicos de la literatura universal en los kioscos al alcance de cualquier estudiante. Las esperanzas de que el trabajo dignificaba y no explotaba eran verdaderas.

En el gobierno de Salvador Allende se hizo obligatorio el medio litro de leche para todos los niños de Chile, se fabricó el primer automóvil diseñado completamente en Chile (Citroën Yagan) cuyo costo no superaban los 250 dólares, entre los años 1971 y 1973 se fabrican los televisores Antú a un bajo costo que llevó la televisión a miles de hogares chilenos, en el año 1971 se crea el DEPARTAMENTO DE CIENCIA DE LA COMPUTACIÓN, que era el gran salto hacia la tecnología moderna y de un futuro más prospero.

La usurpación coludida

En el Chile antes de la usurpación golpista de la derecha y sus aliados DC y los milicos,(1) teníamos Ferrocarriles, trenes desde Arica a Puerto Montt, línea aérea y cientos de empresas altamente productivas que generaban trabajo estable, productividad y bienestar a millones de personas. Hoy no tenemos nada desde aquel fatídico 11 de septiembre de 1973, el más sangriento asalto al estado chileno cuya camarilla golpista y sus aliados y lacayos se repartieron las riquezas, las entregaron a manos extranjeras, empobrecieron y dañaron para el resto de sus vidas a varias generaciones de chilenos y chilenas y sus hijos.

Usurpación golpista llevada a cabo con la criminal complicidad y la participación del ejército chileno que se suponía guardián de los intereses de la patria, pero que, sin embargo, entregaron a intereses capitalistas extranjeros, quienes sin asco se adueñaron de nuestros recursos naturales, nuestros servicios públicos y todo el poder adquisitivo del país.

Hoy por hoy nuestro dinero se imprime en Suecia, la eximia calidad de los productos del campo chileno, son de exportación. Dejando, para la mesa obrera los desechos. No hay insumo, prenda de vestir, taza o plato o cubierto que sea mano de obra chilena. Convirtieron a los trabajadores en repartidores, en emprendedores de sopaipillas y churrascas o electrobasura de origen chino. Nada que signifique dignidad innovativa, mas que la de mercanchifles y gestores en la mal llamada Ingeniería Comercial, para quien la hace, se queda en Chile.  Chile es un territorio de (commodities) proveedores de materias primas (2) a empresas extranjeras y pagadores de deuda de la gran pulpería crediticia bancaria

Chile antes del golpe militar

Chile, antes del golpe y los 48 años de haber usurpado el control de todo, Chile estaba ubicado como uno de los tres países más ricos de América del sur. El potencial de recursos naturales, su ubicación geográfica, las bases orgánicas y administrativas de transparencia y el acuerdo social participativo que estaba creando el Gobierno de Salvador Allende eran la panacea para la inversión Europea y de países del Este – éramos soberanos con Allende, nadie nos decía con quien hacíamos negocio o no – tanto es así, que a modo de prueba se enviaba maquinaria, fábricas enteras para impulsar dicho desarrollo exponencial.

La riqueza hoy en día usurpada por el 1% de chilenos pitiyankis, oligarcas y mercaderes inmigrados tiene su base en el proyecto de desarrollo de asegurar la propiedad de los recursos naturales, la distribución de los servicios y la inversión en infraestructura programada por el Gobierno de Salvador Allende. A los usurpadores no se les ocurre innovar, producir, trabajar ni compartir el fruto del trabajo. Son parasitarios, corruptos, inestables de baja moral y pitiyankis, adoran Estados Unidos y su modelo de vida depredador y se confiesan con sus violadores.

Comparamos con Suecia

Si comparamos el grado de desarrollo de Chile en esa época con Suecia se puede aseverar que el milagro Sueco se repetiría con el Gobierno de Salvador Allende y los Partidos de la Unidad Popular.

Suecia hasta el año 50 era uno de los países más pobres del norte de Europa. Una pobreza extrema, que obligó a casi un 20% de su población a emigrar en busca de mejores posibilidades de supervivencia, mientras la oligarquía y la iglesia hacían de las suyas.

La Revolución Socialista de los pueblos de la Unión Soviética es ejemplo para millones en Europa y hace despertar a la burguesía industrial sueca que logra un pacto social – similar al que planteaba Allende en su tiempo – que significó el fin de toda miseria posible y el florecimiento de la justicia en todos sus frentes en el reino escandinavo. En tan solo 3o años Suecia  pasa de una inequidad social y económica muy parecida a la que sufre Chile hoy, a una de las sociedades mas avanzadas del planeta. Lamentablemente, el proyecto, manejado por una alternativa populista y demagoga socialdemócrata lleva -léase Concertación -, hoy en día, a ese país al retorno de la inequidad y el paraíso de las injusticias. Los traidores a su clase se confunden en el consumismo y la banalidad cultural del capitalismo.

Fuentes:

1 Chile, 50 años de extrema desigualdad: investigación basada en datos históricos del SII
2 Cómo la elite torpedeó los intentos de sacar a Chile de su dependencia de las materias primas
* Usurpación: se refiere, en el contexto de ésta nota, a que un sector de la sociedad se apropia mediante la violencia de todos los medios productivos, los bienes y los recursos de quienes consideran – arbitrariamente – sus enemigos de clase.
close
Editorial Senda - Senda Förlag Stockholm

Comparta sus opiniones